Psicomotricidad

 

Psicomotricidad:

La psicomotricidad integra las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensoriomotrices dentro de un contexto psicosocial, y esto se logra en un espacio habilitado especialmente para ello en el que el niño o niña puede ser él mismo, experimentar, conocerse, sentirse, mostrar sus logros, etc, aceptando unas mínimas normas de seguridad que ayudarán a su desarrollo cognitivo y motriz bajo un ambiente seguro para él o ella y sus compañeros.

En nuestra práctica psicomotriz se trata el cuerpo, las emociones, el pensamiento y los conflictos psicológicos, todo ello a través de las acciones de los niños: de sus juegos, de sus construcciones, simbolizaciones y de la forma especial de cada uno de ellos de relacionarse con los objetos y los otros. Con las sesiones de psicomotricidad se pretende que el niño llegue a gestionar de forma autónoma sus acciones de relación a una transformación del placer de hacer al placer de pensar.

Lo mejor de usar una actividad tan apreciada por ellos como es el juego, es que sin que se den cuenta están situándose en el mundo y adquieren intuitivamente los aprendizajes necesarios para desarrollarse en la escuela y en la vida. De esta forma trabajan conceptos relativos al espacio (arriba/abajo, delante/detrás, derecha/izquierda,…), al tiempo (rapidez, ritmo, duración,…), destrezas motrices necesarias para el equilibrio, la vista, la relación entre otros niños, etc, con los consiguientes efectos sobre la mejor capacitación para la escritura, la lectura y las matemáticas, indispensables hoy en día para el éxito académico, todo ello teniendo en cuenta las particularidades de cada caso.

Comments are closed.